Clínica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paciente varón de 47 años, con antecedente de hepatopatía crónica de origen etílico en estadío cirrótico, que consulta por dolor abdominal difuso y distensión abdominal con signos de descompensación hemodinámica. Al examen físico se constata hipotensión y ascitis. Se descarta hemorragia digestiva alta. Se realiza una paracentesis  diagnóstica evidenciando una ascitis hemorrágica. En la tomografía de abdomen con contraste no se observa ninguna masa ocupante de espacio. Se realiza una laparotomía exploradora que evidencia como origen del sangrado a una várice sangrante en epiplón.

 

 

 

Endoscopía

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paciente varón de 5 años que se realizó una VEDA por ingesta de cáustico visulizándose lesiones en orofaringe, esófago y fundus gástrico.
A nivel de orofaringe se observó lesión moderada a severa caracterizada por una mucosa edematosa con eritema difuso y erosiones superficiales.
En esófago el compromiso fue moderado observando una mucosa pálida y edematosa con hemorragias subepiteliales que comprometían toda la longitud.
En estómago se observaron úlceras superficiales con hematina en superficie a nivel del fundus, y el antro sin lesión.
La mucosa duodenal era normal.
En la evolución el paciente desarrolló estenosis que requirió de dilataciones endoscópicas.

 

 

 

 

Diagnóstico por imágenes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paciente de sexo masculino de 64 años de edad con hepatopatía crónica etílica en etapa cirrótica y de 4 meses de abstinencia, que en una ecografía de control se le detecta una masa hipoecoica de 3cm sobre lóbulo izquierdo sobre un hígado heterogéneo con signos de hepatopatía crónica, esplenomegalia y ascitis.
Se solicita laboratorio que informa GR 3.980.000  Hto  36%  GB  4500   VES   67 mm  Plaquetas  103.000  Proteínas  6.4   Albúmina  3.7  FA   Bilirrubina  1.2 mg/dl  uremia 46 Glicemia 90  ALT  34  AST  57  FA  780  GGT  340.
La alfa feto proteína tiene un valor muy elevado de 5120 ng/ml.
Con sospecha de hepatocarcinoma nodular se solicita una RMI que informa una voluminosa masa hipointensa  infiltrativa (sin gadolineo), que compromete en forma difusa e irregular a casi la totalidad del lóbulo izquierdo, y de comportamiento vascular con la inyección de contraste que es captado en forma irregular. Trombosis venosa tumoral del tronco y de la rama izquierda de la vena porta.
El diagnóstico definitivo fue de un HCC infiltrante difuso.
Es llamativo de éste caso como a partir de un nódulo de 3cm detectado en una ecografía previa de screening se llega a un diagnóstico de HCC infiltrativo mediante la RMI, no habiendo ninguna relación entre los estudios en cuanto a las características imagenológicas del tumor.
Los HCC infiltrativos representan el 13% y diseminan a través del hígado pudiendo reemplazarlo en toda su totalidad. Se caracterizan por tener AFP muy elevada y habitualmente trombosis tumoral de la vena porta. Muchas veces pueden no ser detectados en la ecografía e incluso pueden pasar desapercibidos en la TAC. Por esto es de suma importancia realizar en todos éstos pacientes una RMI que clarifique el diagnóstico.
Las características distintivas del HCC infiltrativo difuso en la RMI son el incremento de la intensidad en T2, heterogéneo en T1, y con la inyección de gadolineo se muestra heterogéneo con captación irregular del contraste (“en parches”).

 

Anatomía patológica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Paciente mujer de 68 años con antecedentes de hipertensión arterial, hipotiroidismo y fenómeno de Raynaud’s, que durante el estudio de un cuadro de anemia ferropénica se le realizó una colonoscopía que fue normal y una videoendoscopía digestiva alta que evidenció lesión antral longitudinal que comprometía toda la circunferencia en “watermelon”, compatible con ectasia vascular (GAVE). La anatomía patológica de las lesiones informó presencia de hiperpllasia fibromuscular de la lámina propia, ectasia vascular en la mucosa y trombos de fibrina intravasculares, con proliferación de células en huso (hace diagnóstico diferencial con gastropatía hipertensiva), que confirmó el diagnóstico de “ectasia vascular del antro gástrico”.
Cabe mencionar que la histología si bien es característica no es necesaria para el diagnóstico de ésta entidad.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dirección: Urquiza 3100, Rosario (2000), Santa Fe, Argentina
e-mail: contactohepagastro@gmail.com
TEL: 0341-4393511

Diseño web IDEAS MED | Tabone Juan Pablo | www.ideasmed.com.ar |

Hepagastro | Dr. Federico Tanno | Todos los derechos reservados 2015.-